Todo lo que deberías saber para implementar tu tienda online

 

En los últimos años el comercio electrónico ha estado creciendo de forma exponencial en Argentina. Esto se está dando porque que los consumidores comienzan a confiar en esta forma de compra, que sin dudas ofrece enormes beneficios para el consumidor y para el empresario. Este cambio de paradigma viene acompañado de una gran cantidad de oferta de bienes y servicios que están democratizando el acceso a la propia tienda online.

¿No sabes bien de que se trata, ni como se hace? Te proponemos que tengas en cuenta 3 aspectos generales, sin importar el tipo de productos que vendas, en los que se apoya todo el negocio del retail online:

 

1) La tienda Online

 

En un primer momento para tener una tienda online había que contratar a un programador. Hoy en día existen muchas plataformas para que cualquier persona sin conocimiento pueda gestionar una, como es el caso de Tienda Nube o MercadoShops. Sin embargo tienen sus grandes limitaciones, que con ayuda de un programador se pueden sortear. Luego existen otras plataformas también de código abierto como Woocomerce, VTEX o Magento que ya son herramientas un poco mas complejas, pero con recursos de marketing muy potentes.

La tienda online cuenta con un Front-end que se refiere a lo que ven y experimentan los usuarios, y un Back-end desde donde se administra el contenido.

  • Front-end

El diseño y la usabilidad del Front-end son dos aspectos importantes a tener en cuenta para un plan integral de venta online. El diseño visual tendrá que estar alineado a la identidad de tu marca, y la usabilidad enfocada a que el usuario realice la acción deseada, teniendo en cuenta las diferentes etapas en el proceso de compra.

  • Back-end

Desde el Back end se administra el contenido, que en el caso de un sitio eCommerce es principalmente el catálogo de productos y las fotos de campaña. El catálogo es el detalle de todos los productos que se comercializan, con la mayor descripción posible y fotos.

También es el lugar en donde se administra el stock, la logística, los medios de envío, los de pago y en muchos casos incluye también herramientas para el marketing digital. Estas acciones no son para nada menores. Es muy importante que los procesos internos estén bien aceitados para que el cliente perciba un producto de calidad.

 

2) El Marketing digital

 

El marketing digital es la aplicación de las estrategias de comercialización llevadas a cabo en medios digitales. Tiene en cuenta todos los espacios relevantes donde tu target interactúe.

Los esfuerzos del marketing digital tienen que estar enfocados en Atraer, Convertir y Fidelizar a tu público objetivo.

Una herramienta conocida para ordenar y encauzar tus acciones de marketing digital es el embudo de conversión. Se trata de analizar el recorrido que realizan los usuarios durante toda la experiencia con tu marca, y generar estímulos para concretar los objetivos intermedios. Estos pasos suelen categorizarse en Atención, Interés, Deseo, Acción y Seguimiento.

Aunque gran parte del negocio es online, los conceptos base del marketing tradicional siguen vigentes y se aplican a una tienda online. Por eso no hay que olvidar aspectos estratégicos claves como el Precio, el Producto, la Distribución, y Promociones. Las distintas acciones para la Diferenciación, la Segmentación y el Posicionamiento también forman parte de las técnicas de  marketing tradicional.

La construcción de la marca (Branding), el conocimiento y reconocimiento con el público objetivo, es otro proceso a tener muy presente a la hora de emprender tu tienda online. Incluye tareas de diseño de la marca y acciones concretas de comunicación.

Sin duda que las redes sociales son el principal canal de comunicación pero también se realiza por medio de plataformas de publicidad digital como son Google Adwords, Facebook e Instagram Ads, o bien por medio de blogs e Influencers del sector. Otra herramienta para la comunicación digital es el email marketing, de muy buena respuesta. También se tiene en cuenta el posicionamiento en motores de búsqueda.

 

3) La gestión del canal

 

No solamente hay que preocuparse de la estrategia comercial del nuevo canal de ventas, sino también de su administración y control.

Es bueno calcular y analizar algunos indicadores de gestión que te den una idea clara de la calidad del producto que estás ofreciendo, y de la eficiencia económica de tus decisiones.

Te recomendamos tener en cuenta:

a) Informes de gestión: Calcular el margen de contribución unitario por producto te va a servir para muchas cosas. Se trata de conocer con cuánto contribuye cada unidad vendida al pago total a los costos fijos presupuestados. Por otro lado, conformar el cuadro de gastos fijos y calcular el punto de equilibrio te va a servir para estimar las unidades que deberías vender para no ganar ni perder. Otra herramienta muy necesaria es el análisis del rendimiento de los presupuestos invertidos en publicidad y marketing digital, siendo uno de los principales indicadores el Retorno Sobre la Inversión (ROI) para las campañas de performance o el rendimiento de determinadas métricas digitales en función del objetivo buscado.

b) Aspectos legales: Es bueno que sepas la conveniencia de constituir una sociedad o no, de ser monotributista o responsables inscripto, y en cuál jurisdicción deberías inscribirte para los ingresos brutos. También los aspectos legales de los contratos y la protección de datos personales.

c) Administración: Respecto a la performance de la gestión interna, que implica una parte importante de la calidad del producto, es imprescindible estar atentos a los indicadores de eficiencia en los envíos a domicilio. Una de las principales promesas de una tienda online es el envío a domicilio, hay que cumplir con lo que se dice a rajatabla. En algunos casos también se puede medir la eficiencia de los procesos administrativos en el eslabonamiento hacia atrás. Es decir el engranaje de compras y ventas de productos o servicios. Otro aspecto muy importante es medir la Calidad del producto, con indicadores como los envíos entregados con éxito o la tasa de devolución de productos.

d) Equipo de trabajo: El equipo de trabajo que puedas conformar depende de la envergadura de tu negocio, pero lo importante a destacar acá son las áreas de trabajo, que pueden ser cubiertas por una persona, una agencia, o vos mismo. Las 5 áreas de trabajo son: Producto – Marketing – Logística – Gestión – Community manager – eCommerce Manager, cada uno con una misión específica.

 

Síntesis

 

El desafío de un buen ecommerce manager consiste en mantener estos 3 aspectos generales en armonía. Para eso se necesita una visión clara, un certero diagnóstico de la situación actual, y un pensamiento estratégico que te permita tomar las decisiones correctas alineadas a la estrategia de la marca.

Atraer, Convertir y Fidelizar: los pilares del Marketing Digital en una Tienda Online